Querida yo

    Este sitio utiliza cookies. Al continuar navegando en este sitio, estás acordando con nuestro uso de cookies. Más información

    • Querida yo



      Hola, bienvenido a este espacio. Esto que a continuación comentaré lo considero importante para mí. No sé por qué demonios he creado esto, lo que sí sé es que me gustaría liberar un poco los pensamientos que tengo desde hace tiempo y que sin embargo nunca los plasmo en ningún momento (a excepción del dibujo). No me gusta mucho como escribo, pero es un ejercicio que ayuda a relajarme.
      Agradecería respeto en esta sección, porque como ya he dicho, son cosas muy personales y me cuesta contar lo que pienso. Todo esto va dirigido a mí, y de mí. Lo sé, suena egoísta, pero es lo que tienen los diarios.



      Querida yo:

      Siempre te he detestado. No sé como lo haces, pero eres incapaz de controlar lo que sientes, y en la mayoría de las ocasiones no puedes evitar mostrarte como un libro abierto. No puedes fingir que estás bien, ni tampoco puedes fingir estar triste.
      Hubo un momento de tu vida en el que parecía que todo marchaba bien, que fluía. Podías ver más allá y pensar de cara al futuro. ¿Por qué ahora no? Tienes una vida por delante. Un futuro que puedes decidir tú solita.
      Pero no. Tenías que estar triste, decaída y desmotivada, a pesar de que tus amigos te apoyan y te quieren. Tenías que dejar el lápiz, y enfrascarte en tu mundo, enrollada en tu cama dejando a todos de lado. ¿Por qué haces eso? Deberías de ser más considerada con la gente que te aprecia.
      Y no hablemos de los estudios. Estás haciendo algo que te gusta, ¿no? Entonces deberías esforzarte más. Deberías aprender más rápido y ya tendrías que comenzar a ganarte un poco de dinero como hacen algunos ya. Y sin embargo eres muy susceptible y sensible con tus dibujos; no te gusta mostrarlos por miedo al rechazo y lo que piensen. Si, es siempre así. Te asusta lo que puedan pensar de ti y que consideren que lo que haces es mediocre. Y más cosas.
      La tristeza te mancha, y no entiendes por qué. No es algo repentino, simplemente, no quieres hacer nada. Ni ver series, ni hablar con amigos ni jugar a juegos. Te sientes sola aunque no lo estés. Solamente quieres tumbarte en la cama y dormir. No quieres decirles a tus amigos que te encuentras mal, porque eso solo los haría preocuparse (más) por ti, y lo ves molesto. Finges hacer cosas de clase para distraerte, pero eres incapaz de concentrarte. No te gusta lo que haces, ni lo que creas.

      Es por eso que me encantaría salir de todo este pozo sin fondo. Me gustaría mostrarte lo que soy capaz de hacer, y aunque te odie seguir adelante. ¿Me ayudarías?

      Atentamente, yo misma.

      ~
      We're all floating in a reverie. Can't you see?
    • Querida yo:

      Hoy vengo a mostrarte unos bocetos de un proyecto en el que estoy trabajando para mi dossier artístico. No tiene título, pero si que tiene su historia y demás.

      Querría basarme en la estética del concepto Hanahaki. El Hanahaki es una enfermedad ficticia caracterizada por literalmente, vomitar pétalos de flores, ya que dentro del paciente nacen flores y plantas dentro de sus pulmones y corazón a causa de un amor no correspondido. Se puede eliminar cuando el amor es correspondido o por cirugía.

      Ahora bien. A mi me gustaría darle otro enfoque, pues, su significado no me parece muy profundo. Creo que la ansiedad, el estrés y la tristeza que en ocasiones nos mancha puede ser más interesante a la hora de plasmar esta idea. Es por ello que he creado una serie de bocetos sobre este concepto (todavía sin título). Había pensado en Hanahai, ya que Hana (que significa flor) y haki (vomitar), quizás hai (que son pulmones) es más acertado. Tengo que pensarlo adecuadamente. Ya veré.

      Además de los bocetos, también he escrito un sueño. No lo he tenido, ya que yo nunca recuerdo mis sueños. Pero sin duda esto tiene relación con el “Hanahai”. Y me gustaría ilustrar el sueño, porque de alguna forma me agrada. Soy normal, lo juro.

      Mi sueño.

      “Estaba de pie. El lugar estaba vacío y oscuro. Pude divisar un rastro de brillantes cristales. Los pisé mientras me dolían los pies. No sangraba, pero si crecían preciosas flores. Azules, amarillas, rojas, violetas. Rosas, claveles, jazmines. Todas ellas resplandecientes, mientras me cortaba con los cristales.
      Pronto, el camino dejó de iluminarse. Levanté mi vista del suelo y pude verme a mí misma. Era claramente yo; me veía cada día y podía reconocerme. Pelo rosa, ojos oscuros, y un cuerpo insuficiente. No me gustaba. Por mucho que cambiara mi imagen a mí semejanza seguía desagradándome.
      Ella me miró. Me sonrió, y se agachó hasta alcanzar un cristal del tamaño de su mano. Pequeños brotes salían de esta, y sosteniéndome la mirada, se clavó el cristal en el estómago. Se abrió el canal de abajo hasta arriba.
      Y sin embargo de esta herida no surgió sangre, ni músculos, ni órganos. Solamente plantas y pequeñas flores, incluyendo algún insecto entre éstas.

      Como si ella nunca hubiera sido humana, o si lo fue. Y realmente se cansó de serlo. De soportar su hogar, su entorno, su rutina. Quizás todo aquello le asfixiaba por dentro, como una cuerda enredándose en su cuello impidiendo que respire.
      Yo también estoy cansada.
      Observe como su figura caía al suelo, inerte. En su pecho podías apreciar las costillas; se verían mejor de no ser porque aquella hermosa naturaleza le rodeaba. ¿Realmente dolió? Pues, su rostro reflejaba paz y tranquilidad.
      De huesos era, y sin embargo era bosque.”

      Este boceto necesita mucho más trabajo, espero poder repasarlo y colorearlo. Me haría especial ilusión. Que yo sé que luego me sale una chufa, pero bueno.



      Atentamente, yo misma.
      We're all floating in a reverie. Can't you see?
    • ~

      Querida yo:

      Hoy siento un poco de vergüenza. Creo. Me gustaría hablar sobre esto, pues, yo siempre he sido una persona reticente a mostrar como soy realmente. Siento que la gente puede ser muy amable o cruel y yo, por desgracia, soy una sensiblona.
      ¿Qué me gusta? Ni yo misma podría afirmarlo, ya que mis gustos van cambiando. Pero desde pequeña siempre he sentido debilidad por las cosas bonitas. Renegué en su momento del color rosa, ya que yo quería ser tomada en serio. Y daba la sensación de que no sería así. No cuando les confesaba que me gustaba el estilo lolita, vestir con faldas y el encaje. De hecho, a día de hoy me da vergüenza comentar algo de eso con mis amigos; si, se que ellos no se burlarían, pero una parte de mi duda. Supongo que es por al ambiente en el que me he criado, aquello que consideran diferente en mi familia suelen rechazarlo. Realmente ya no me importa.
      En su momento traté de ignorar todo aquello que me gustaba, como lo mencionado anteriormente, pero eso fue solo peor. Es... como tratar de engañarte a ti mismo, no sabría explicarlo bien.
      Pero si hay algo que he aprendido, es que hay personas que no te juzgan por tus gustos, que son capaces de apreciarte y tomarte en serio. Que puedes entablar desde conversaciones divertidas hasta perderte por las ramas charlando sobre temas existenciales.
      Hablando de esas personas, lo cierto es que me siento mal. Siento que últimamente me descuido, y me olvido de las relaciones sociales. Hay días donde simplemente me paso la tarde jugando a videojuegos o viendo anime, sin pensar en nada más. Refugiándome en ellos. Y sé que está mal, una vocecilla dentro de mi dice que haga algo productivo. Y lo haría, siempre termino haciéndolo, pero no me agrada lo que hago en clase. Lo que le mostré a mi profesora no le agradó mucho; pude notar como su gesto cambiaba cuando le enseñé mis dibujos.
      ¿Por qué lo considero tan importante? Al fin y al cabo, son solo cuatro líneas encima de un papel (en mi caso, virtual). No quiero que sea eso. Quiero expresarme, definirme y decir “Esto que ves aquí es una parte de mi”. Que no sea simplemente algo estéticamente bonito, que lo veas y te impresione. Que digas “se nota que ha trabajo mucho”. Y por supuesto, que seas capaz de ver lo que hay dentro de mi cabeza.
      Aunque por el momento practico. Me digo a mi misma que todavía no soy capaz de generar tales sensaciones, pues, llevo desde hace relativamente poco dibujando en serio. Hace 6 meses que compré mi primera tableta. Espero algún día mejorar y poder enseñar mi progreso, tal y como hacen las personas que yo admiro.

      Atentamente, yo misma.

      ~
      We're all floating in a reverie. Can't you see?
    • Nuevo

      ~


      Querida yo:

      “Me pregunto si tendrás algo en tu vida a parte de videojuegos”.

      Necesito irme. Creo que no hay nada que más desee que marcharme de donde actualmente estoy. Mi entorno logra que me enrosque en mi misma, y evada mis responsabilidades. El desgaste por soportar este tipo de situaciones desagradables e incómodas pasa factura. Odio sentirme así. Que tenga ganas de llorar cada poco. Que me sienta sola, aunque realmente no lo esté. Que los días se sientan vacíos y poco productivos.

      Mi actual consuelo es mi mundo, mi imaginación y mi cabeza. Los videojuegos forman una parte muy importante de mi vida, siempre he estado con la cabeza en una videoconsola. De plataformas, de aventuras, de rol, de vestir muñecas. La mayoría suelen agradarme. No tengo que pensar en mí, ni en mi familia, ni en las burlas, ni en sentirme inferior y diminuta.

      Por desgracia, tener la cabeza en otro mundo no te ofrece mucha ayuda a la hora de hacer amigos, ni te proporciona una buena relación con tu familia. Siento sonar repetitiva, pero a veces soy, y eres aburrida. A veces no tienes nada interesante que contar. La vida de una estudiante en su último año de carrera no es emocionante. La vida real no lo es (o por lo menos, aquí). Es por eso que me gusta la fantasía, la mitología y la magia. Creo en ella, y me importa un pepino lo que el resto diga. Que soy infantil. O inmadura. O quizás una atolondrada que no se entera de nada.

      Es realmente extraño, pues, a veces mi ánimo parece estabilizarse. Parece que quizás logre salir del pozo. Pero luego ocurren cosas que me cierre más. Y me siento mal por hacerlo, ya que debería socializar más. Es un poco confuso, no me lo tengas en cuenta.

      Dime, querida yo, ¿en qué estarán pensando ellos?

      ~
      We're all floating in a reverie. Can't you see?